Siempre se dice que los Cuartos de Final del COAC es la fase menos aclamada por el público, las agrupaciones ya son conocidas por Preliminares, ya saben con que van a sorprender, y los artistas son conocidos por no cantar las mejores letras. Todo se guarda para la ansiada semifinal y su posible pase a la gloria.

Pero en ocasiones, la excepción rompe la regla, sólo hay que mencionar el pase de cuartos de Juan Carlos Aragón allá por el 2015 con sus Millonarios para hacer que nos cambien de opinión y esperarlo con las mismas ganas del primer día. 

Este año las sesiones tenían grandes platos fuertes repartidos por todos los días, y sorprendentemente, grandes letras y buenos cuplés, para satisfacción nuestra. Después del factor sorpresa de preliminares, a nivel de letras y cantes ha estado muy a la altura de la mala fama que posee.

Ley de vida y religión gaditana, se sucedieron los eternos cuartos con un nivel de altura…